Juegan

Por asistir

«La estructura de estos centros, a diferencia del hogar, está concebida en función de las necesidades de los niños, ofreciendo mayores posibilidades para la manipulación y exploración de los objetos y el espacio», subrayan. «Asimismo, el desarrollo de la personalidad solo puede evolucionar en contacto con otros niños». Seguramente, muchos padres piensen que como sus hijos solo van a la Escuela Infantil a jugar, cualquier centro vale para eso, pues realmente, se confunden, ya que es cierto que en la Escuela Infantil juegan (entre muchas otras cosas) y de hecho, durante los primeros años de vida, el juego es la principal fuente de aprendizaje de los niños y la mejor vía para descubrir el mundo. Es por lo tanto que ese juego, debe ser programado para poder conseguir la mayor eficacia, y solo profesionales formados y cualificados en el desarrollo de esas edades, son capaces de ello. Esos profesionales son los que forman el equipo de YAKI, una Escuela Infantil autorizada por la Comunidad de Madrid, no una ludoteca o un centro de madres de día.


«Estas primeras experiencias son claves, y conformarán la pauta que va a predecir en gran medida lo que puede llegar después. La investigación científica respalda la existencia de periodos críticos durante el primer y el segundo año de vida en relación a la adquisición de dos aprendizajes, uno es el sentido de la vista, y el otro el de la audición, sin exposición a los estímulos necesarios ninguno de estos sentidos tendrá la maduración necesaria para que el bebé desarrolle la visión y la audición. Además, los estudios de la Carnegie Corporation demuestran que el cociente intelectual será un 15-20 puntos superior sobre los que no han asistido», afirman.

Entre otros muchos beneficios para tu hijo, que asista a una escuela infantil le ayuda a:

  • Crear nuevos espacios de interacción con niños de su misma edad y con grupos contemporáneos que potencian su desarrollo.
  • Estimular la comunicación verbal y extraverbal a través del juego y otras actividades grupales.
  • Fortalecer los vínculos afectivos con las personas y estimular la empatía, haciendo que el niño abandone el egocentrismo típico de los primeros años de vida.
  • Contribuir al logro de la independencia y la autonomía infantil, así como a la formación de hábitos de vida bien estructurados.
  • Estimular el autocontrol emocional y la asertividad en la resolución de conflictos. De hecho, la escuela infantil es el lugar donde crece la semilla de la Inteligencia Emocional.
  • Fortalecer la autoestima y la autoconfianza del niño, a medida que se vuelve más independiente y adquiere nuevos aprendizajes.
  • Desarrollar las habilidades motoras finas, fundamentalmente a través de los juegos y el dibujo. Además, también estimula la coordinación motora a partir de aquellos juegos que involucran las habilidades físicas.
  • Enseñar al niño las normas básicas de convivencia y de respeto hacia los demás, así como las reglas y los límites que debe cumplir.
  • Desarrollar su creatividad e imaginación, fundamentalmente a través de los cuentos y los juegos de roles.
  • Favorecer el desarrollo del lenguaje y la adquisición de palabras nuevas, que amplían considerablemente el vocabulario del niño.
  • Potenciar la adquisición de habilidades cognitivas complejas y estimula el desarrollo del pensamiento.